Los muebles por su tamaño, diseño y tipo tienen un lugar ideal en cada ambiente del hogar.

Los muebles en general como sofás, sillones, mesillas y vitrinas, entre otros, cambian sus conceptos constantemente y están diseñados para ocupar un espacio específico en el hogar. Sin embargo, las nuevas tendencias decorativas y las nuevas ideas, ofrecen fórmulas diferentes, para estos muebles, y algunos más antiguos que ahora pueden ser colocados en lugares para los que en un principio no fueron diseñados.

Este es el caso de las cómodas. Desde que fueron creadas en el siglo XVII, las cómodas han sido uno de los muebles por excelencia destinado a las habitaciones o salones íntimos. Su funcionalidad se relacionaba a un aspecto muy personal e intimista, ya que en él se guardaban objetos privados, joyas o dinero.

Hoy en día con las nuevas tendencias, las cómodas han salido de las habitaciones y ahora se pueden encontrar como parte de un mueble funcional y decorativo, tanto en salones, comedores y  salas de estar.

 

Algunos pueden estar en diferentes espacios de la casa.

Pero no todos los muebles pueden ocupar un lugar cualquiera.

En el caso de los sofás, estos están diseñados para ocupar los salones, las salas de estar, de juego e inclusive en espacios abiertos y cubiertos, sin embargo, hay lugares donde colocar un sofá puede ser incómodo, antiestético o pueden estropear una decoración.

Los sofás no deben colocarse en ninguna cocina, inclusive si esta es muy amplia y requiere la colocación de más mobiliario para que no tenga un aspecto de vaciedad. En este sentido, los muebles ideales son aquellos que aportan más funcionalidad que simplemente decoración. Es por eso que las encimeras, vitrinas o islas de cocina, pueden cubrir ese espacio amplio y crear un ambiente armónico y sofisticado.

De la misma manera hay que tomar en cuenta los espacios externos e internos y su ambiente para la colocación de un mueble.

En un espacio cerrado, los muebles creados para exteriores no son funcionales, ya que estos están fabricados para cubrir un espacio afuera de la casa, donde la lluvia, el aire y el polvo juegan un papel importante y los muebles para exteriores son más resistentes y duraderos.

 

Algunos Sinfonier por su diseño y estilo son perfectos para salones o entradas.

Es por esto que un espacio interno cambia drásticamente su sentido funcional y decorativo si se colocan muebles de hierro forjado o mimbre. Aunque los muebles para exteriores si dan un toque fresco a lugares como la casa en la montaña y en la playa, en el hogar los conceptos son diferentes.

Del mismo modo las mesas de comedor, los muebles de época, los sillones y las mesillas, están diseñadas para determinados lugares y una hermosa mesa de caoba o roble colocada en un jardín dañará su belleza en cuestión de días.

Otro aspecto importante es el tamaño de los muebles según el área. Un mueble antiguo, por ejemplo un Luis XV, por su tamaño, diseño y color, pierde sus aspectos hermosos si se coloca en una sala muy pequeña, donde el paso de circulación sea mínimo. Del mismo modo un mueble muy pequeño, como algunos sillones o poltronas, crearán un ambiente desarmónico si estos no son muy grandes y se colocan en un salón muy amplio.

La idea es jugar con el espacio, conocer las medidas exactas y dar con el mueble ideal, de fabricación de calidad y de estilo, material, diseño y color que vaya acorde con la decoración y que por sobre todo sirva para cubrir el área de forma eficiente.

La última recomendación es que antes de decidir por los muebles en general y antes de comprarlos, es buscar un asesor de decoración, que seguramente responderá a las necesidades requeridas, y dará la mejor recomendación según la idea, el diseño y la decoración para cada ambiente.

Siempre los mejores profesionales del mueble están atentos para darle las mejores soluciones.