Hace unos días hablábamos en uno de nuestros posts, de la decoración en blanco para casa. Pero ¿y los que prefieren poner color en sus vidas y en sus hogares?

Si estás pensando en cambiar la decoración de tus paredes este septiembre, te recomendamos que tengas en cuenta antes algunas cosas…

Es importante que pienses cómo quieres sentirte en cada estancia: no hacemos las mismas cosas en el dormitorio o en el despacho.

Uno. Tómatelo con calma, pasa unos minutos en cada habitación y visualiza cómo va a ser y qué quieres qué te transmita.

Dos. Haz pruebas de color dando distintas pinceladas a las paredes, coge complementos y muebles y mira cómo quedarían. Una vez te decidas a pintar, dar marcha atrás es más complicado.

Tres. Dale una oportunidad a los papeles pintados, vinilos, panelados… Y ten en cuenta que tonos neutros o suaves en las paredes, te permiten incorporar mobiliario o decoración en colores muy marcados que reflejen tu estilo único. Ahora disponemos de artículos hasta con un 70% de descuento. ¿Has visitado ya nuestra sección de rebajas?

Ya nos hemos decidido; ¡vuelve el color a casa! Pero, ¿cómo van a influir en mi familia estos colores? Os echamos una mano…

Cuatro. Los rojos, rosas y naranjas, son cálidos y acogedores; atrevidos, enérgicos y ayudan a nuestra creatividad. Los recomendamos para zonas de estar, comedores o despachos. Para estos últimos se utilizan también mucho los tonos amarillos.

Cinco. Por otra parte, los verdes, azules o violetas, son colores más tranquilos, relajantes y sereno… por eso son los más utilizados para dormitorios y zonas de descanso.

A partir de aquí, las combinaciones son infinitas; tantas como tu capacidad creativa.

¿Te has animado a poner color en tu vida?

Mándanos fotos del resultado, ¡nos encantaría verlo!

¡¡No te olvides visitar nuestra sección de rebajas.

 

* Fuente de la imagen