Los niños crecen casi sin enterarnos. Ayer estábamos montando la cuna y hoy, sin darnos apenas cuenta, ya estamos preparando su cuarto para la adolescencia.

Quizás el cambio más importante en la habitación de nuestros hijos es el paso de la infancia a la juventud. La cama tiene nuevas dimensiones, el armario se ensancha y hay que hacer hueco para un mueble donde nuestros hijos van a pasar muchas horas de sus próximos años: el escritorio.

La zona de estudio es muy importante, y con ella los muebles. Silla de oficina cómoda y ergonómica, cajonera, lámpara de escritorio y, lo más delicado, la mesa de estudio.

Por normalidad, los dormitorios de los peques no suelen ser muy grandes. Y en alguna ocasión, hasta tienen que compartir con alguno de sus hermanos. Por eso, la mesa tiene que ser lo suficientemente cómoda como para suplir sus necesidades de estudio y de juego, y si encima nos facilita el problema del almacenamiento, mejor que mejor.

No te la juegues... Busca una mesa resistente pero sin olvidarte de la diversión; elige colores juveniles.

Nuestra necesidad y la de nuestro peques está clara: buscamos muebles funcionales, alegres, divertidos y versátiles (acordémonos de los espacios pequeños).

Con todas estas características, a ver qué os parece esta opción: la mesa de estudio Frame.

mesa de estudio Frame

Moderno, resistente, en 3 colores perfectos para nuestros peques y encima, con ¡almacenaje! ¿Se puede pedir más?

Creo que ha llegado la hora de enseñarle esta opción a los reyes de la casa, al fin y al cabo son ellos los que mandan.

Estamos convencidos de que les va a encantar. Ya nos contaréis ;)