Una característica importante tanto en sofás como en butacas, muy ligada a su diseño es el tipo de tapizado.

¿Sabes qué tipo de tapizado es el adecuado para tu sofá o butaca? ¿Has tenido en cuenta qué usos se le van a dar al mueble en cuestión? ¿Conoces las principales ventajas de cada uno de los tejidos disponibles?

Existen diversos tipos de tapizados, cada uno tiene unas características especiales primero por las cualidades del material (tacto, durabilidad, etc.) como por las opciones de diseño y combinaciones decorativas que permiten.

Uno de los tipos de tapizado más común es la tela sintética. Por sus posibilidades de colores y estampados es la favorita de muchos decoradores. Además permite mayor movilidad de los elementos de la butaca o sofá en cuestión (respaldo, asiento, etc) para aumentar su funcionalidad, como sofá-cama, chaise-longue, extensibles, reclinables... Como ventajas, encontramos que es muy fácil de limpiar y ofrece un nivel de confort adecuado.

Un buen ejemplo del amplio abanico de posibilidades que ofrece este tipo de tapizado es el sofá por módulos puzzle

Vemos la gran variedad de estampados a los que puede llegar este material, pero si buscamos algo menos trasgresor, podemos ver el ejemplo de un clásico básico: El sofá Aston

Es un elegante y cómodo sofá de tres plazas, con una tapicería de fibra de altísima calidad y fácil limpieza. Esta tapicería confiere al sofá de un gran confort, ideal para tu hogar.

Haciendo referencia al amplio abanico que ofrecen estas tapicerías, este sofá está disponible en más de 30 colores.

 

¿Quieres conocer más tipos de tapizados? Visita nuestra sección de sofás o de butacas para encontrar el que mejor se adapte a tu estilo!